Las Fallas de Valencia

english

El fin de semana pasado unos amigos mexicanos que están de visita en Europa me invitaron a Valencia, una ciudad localizada en la costa este de España que hace parte de la Comunidad Valenciana y tiene como idiomas oficiales el castellano y el valenciano, lengua derivada del latín que se hablaba en el antiguo Reino de Valencia.

La ciudad es bien conocida por sus numerosas fiestas a lo largo del año, una de entre ellas son las Fallas, de las cuales yo no tenía idea de su existencia sino hasta esta visita. La celebración sucede cada año entre el 15 y el 19 de marzo en honor a San José, patrón de los carpinteros. En estos días se pueden observar en las calles y esquinas cientos de esculturas hechas de madera, cartón y/o poliuretano expandido —a través de ellas se critica y caricaturiza la vida social y política.

Son los artistas falleros quienes se encargan de crear las esculturas, estas son financiadas por los vecinos de cada barriada que se agrupan en comisiones y trabajan durante el año para organizar la fiesta. Me dijeron que las mas grandes pueden llegar a costar más de 100 000 €.

DSC_1052

Mi mejor consejo es comer unos deliciosos bunyols de carabassa (buñuelos de calabaza) remojados en chocolate mientras caminas por las calles y plazas en busca de las mejores fallas. Y para comer, una rica paella o carnes y jamones que se pueden encontrar en los puestos callejeros.

DSC_1064

Desde el 1 de marzo la gente se junta a las 2 de la tarde en la plaza del Ayuntamiento para ver y escuchar la mascletà, la sinfonía del ruido. Durante 10 minutos o un poco menos se lanzan petardos y fuegos artificiales que hacen fuertes ruidos y vibraciones, acompañados del olor de la pólvora y el humo, se crea una experiencia un tanto inusual. Para ser sincera, yo sentía que estaba en medio de una guerra y me alegre cuando por fin mis oídos pudieron descansar (he he). Sin embargo, la mayoría de la gente se emociona al sentir las vibraciones recorrer todo su cuerpo.

Existen comisiones falleras que cada año compiten por la mejor calle iluminada de las Fallas y generalmente las mejores se encuentran en el barrio de Rufaza. Este año el primer lugar fue para la Falla Cuba-Literato Azorín (la foto de aquí abajo) y segundo lugar para la Falla Sueca-Literato Azorínel.

DSC_1141DSC_1132 (2)DSC_1124

El segundo premio fue mi iluminación favorita :

DSC_1101DSC_1115DSC_1119DSC_1121

La celebración se termina con la Cremá de medianoche del 19 al 20, momento en que todas las fallas son quemadas y solamente el mejor Ninot (personaje) es conservado en el museo Fallero de Valencia.

La ciudad de Valencia también es un bonito lugar para visitar aunque no haya celebraciones ya que tiene numerosos museos y lindas calles para pasear y comer. El lugar que más me gusto de Valencia fue la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un centro cultural diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava. Sin embargo, una amiga valenciana que muy amablemente nos dio un recorrido de su ciudad nos explico que aunque este complejo es muy importante, hay muchos problemas con la construcción porque se degrada muy fácil y se tiene que estar restaurando con regularidad.

DSC_1016DSC_1036DSC_1018DSC_1031DSC_1037DSC_1038DSC_1040

Dejando de lado los problemas técnicos de la construcción creo que este sitio es un buen lugar para pasar una tranquila tarde en Valencia y que mejor que visitar la ciudad cuando la gente esta de fiesta.