Visitando Suiza en otoño

Suiza es un pequeño país multicultural en medio de Europa. Extrañamente, en los últimos tres meses he terminado visitando este país en varias ocaciones. Mi primer visita fue a finales de Octubre cuando una amiga de la universidad me invito a pasar unos días con ella. Después de cuatro largas horas de viaje en tren (desde Paris), llegue a Neuchâtel, una pequeña ciudad de habla francesa que se encuentra al borde del lago del mismo nombre. En esta ciudad dimos un rápido tour y nos dirigimos hacía su casa que esta en, Auverniers, un pequeño pueblo vinícola a 30 minutos en bici del centro de Neuchâtel.

DSC_3617

DSC_3627
Camino de Neuchâtel a Auverniers

Al día siguiente desperte muy temprano y me dirigí a Berna, la capital, para encontrarme con una amiga colombiana. El trayecto de Neuchâtel a Berna es muy corto: unos 30 minutos en tren, sin embargo, el idioma cambia a alemán suizo. Me parece muy impresionante como cambia la lengua en tan corta distancia dentro de un mismo país. Berna, a diferencia de otras ciudades suizas me gusta mucho ya que hay muchas cosas por hacer y la ciudad es muy pintoresca. Es muy sencillo visitar la ciudad a pie en un día.

1. Zytgloggeturm o la torre del reloj y alrededores

DSC_3641

2. Los osos de Berna

DSC_3681

Este parque con osos se encuentra al este de la ciudad a las oreilles del rio Aar. Fue construido  en 2009 para darle una mejor calidad de vida a los osos que estaban en unas pequeñas fosas de osos. Este animal es el símbolo de la ciudad y recuerda la leyenda del duque Bertholdo V de Zähringen, fundador de la ciudad, quien se dice capturó oso en 1191.

3. Magnificas vistas de la ciudad

DSC_3730

DSC_3724

DSC_3716

Las vistas desde la torre de la catedral de Berna o Berner Münster,  son increíbles y vale la pena subir los 344 escalones tan solo por eso. Además, es el edificio religioso mas alto de todo Suiza.


Recomendación de restaurante: Klösterli Weincafe


Y al día siguiente dirección Chur, la ciudad más antigua de Suiza y que se encuentra en el cantón de los Grisones. De esta ciudad tomamos un bus que nos llevaba a nuestra destinación final Lenzerheide, un pequeño pueblo alpino  conocido por su estación de ski en invierno y porque Roger Federer tiene una casa ahí. El paisaje montañoso es sublime y el ambiente tan tranquilo que no dan ganas de irse. Aquí abajo pueden ver la estación de buses de Chur que te llevan a todos los pueblitos aledaño.  DSC_3732

Y esta fue la hermosa casa donde muy amablemente nos recibió una pareja suiza-mexicana: (impresionantes vistas al despertar <3)

DSC_3743

Al día siguiente una pequeña balada en la montaña…

DSC_3825

DSC_3762

Nos encontramos una piscina que funciona en invierno también!

DSC_3755

Y para terminar bien el viaje una caminata cerca del lago antes de regresar al ajetreo de la ciudad.

DSC_3791

Si deciden viajar a Suiza yo recomiendo pasar más tiempo en la naturaleza que en las ciudades y prever mucho dinero porque es muy caro pero sus paisajes son magníficos.

Tschüss!