Un día en Dijon

english

Siendo honesta, Dijon, nunca fue una ciudad que me atrajera visitar. Siempre encontraba una excusa para no ir con todo y que tenía conocidos viviendo ahí. No fue sino hasta hace una semana que ya no pude decir no y la verdad me lleve una muy linda sorpresa.

Llegamos un viernes por la tarde, el clima no estaba a nuestro favor, pues tan pronto llegamos comenzó a llover sin parar. Decidimos dar un rápido recorrido de la ciudad y visitar los lugares más conocidos del centro de Dijon: el jardín Darcy, el Palais des ducs, el Musée de Beaux-Arts de Dijon, la iglesia de Notre-Dame de Dijon y todos los otros edificios que se iban cruzando en nuestro camino.

DSC_3106
Église Notre-Dame de Dijon
DSC_3201
Église St-Michel de Dijon
DSC_3199
Grand Théâtre de Dijon

Después, el frío nos obligo a refugiarnos en un pequeño café y comer unos deliciosos wafles y malteadas. Debo decir que los restaurantes y cafeterías dijonais son muy acogedores y se come muy rico.

DSC_3105

DSC_3202

Al dia siguiente era la ceremonia de graduación de mi amigo (razón por la que fui por fin a Dijon xD) y nos toco despertarnos temprano para arreglarnos, comer e ir hacía el centro de congresos. En el camino, el cielo se despejo unos cuantos minutos, justo cuando pasábamos por una bellísima plaza llamada Place Wilson, así que nos dio tiempo de hacer una breve sesión de fotos:

DSC_3159

DSC_3161

DSC_3192

La ciudad de Dijon es como un gran pueblo francés, lleno de jardines, plazas, cafés y un ambiente relajado pero con todos los servicios de una gran ciudad. Sinceramente, creo que un día en Dijon no fue suficiente y  ahora debo volver. Espero que para la próxima el buen clima esté de mi lado.